* REINO DE SOMBRAS (por Tyndalos)

n aquellos paseos siempre me acompañaba una sombra hórrida, la sombra de quien una vez maté. Un día me dijo: “Cruza el umbral”. Y accedí. Fui con la sombra hasta donde el mundo termina y apenas reina la Muerte. Pasillos y pasillos llenos de muertos, sombras también, atados a sus tumbas y a cuerpos rígidos y tumefactos. Y allí me presentó a su Rey, un Hades oscuro, un orificio de negrura que mostraba lo que había más allá de la Nada. Una negrura peor que la ausencia de cualquier cosa. Una odiosa presencia de lo que no puede dejar de ser ni de latir, pero a la que todo derecho se le ha negado. No tenían estos muertos ni este Rey derecho a nada, pero, en algún pliegue de la maldita creación, ellos recordaban que no todo es luz y que las sombras se arrastran donde pueden, y que siguen amando y odiando. Que odiaran no me espantaba. Pero que pudieran sentir amor, ellas, desde su negra cripta… Esa idea no la podría soportar más.

 

Tyndalos

COMENTARIOS:

Comentarios: 2
  • #2

    Tyndalos (lunes, 22 febrero 2010 22:06)

    Gracias, Guardián de la Puerta. Desde luego, no se puede decir que sea un cuento que aburra, pues más corto no puede ser...

  • #1

    Kharvatos (lunes, 22 febrero 2010 15:52)

    Fabulosa gama de horripilantes sensaciones. Excelente maestro Tyndalos.