* JARDÍN DE MENTES (por Tyndalos)

odo vibraba. El suelo, las paredes, el cuerpo. La luz del exterior se colaba por entre las persianas. Las ranuras dejaban entrever una tonalidad verdosa casi cegadora. En el jardín ya no ladraban mis perros. El mundo se hizo mudo cuando vinieron ellos.

Y ellos vinieron al saber de nuestro Grupo de Contacto. Unos chiflados que tomábamos la autopista del Sur y después nos desviábamos hacia el Páramo todos y cada uno de los veranos. Hasta que nuestras “Alertas OVNI” se hicieron realidad. Uno juega con ciertas tonterías que, después, resultan ser ciertas.

Primero se llevaron a Sonia. A saber qué hicieron con ella en la nave, pero al regresar, ya no era ella. Después comencé yo mismo a sufrir aquellos extraños sueños: Torres verdosas que culminaban en globos hinchados repletos de ojos, medusas tan grandes como planetas que parecían sonreírte al cruzarse con ellas en una especie de platillos elípticos y cristalinos, bosques repletos de cerebros interconectados por rayos y música…

En la última “Alerta OVNI” del verano, Sonia y Jandro desparecieron, y los demás sospechábamos que para siempre. Un cono de luz venido de una nave muy elevada, quizá tanto que solo intuíamos un punto de luz como una estrella, se los llevó.

La policía no se creía ni palabra acerca de nuestras experiencias ufológicas, pero como Grupo de Contactados e Investigación, optamos por no ocultarles nada. Sabíamos que al no entrar en contradicciones, nos evitábamos líos con la Ley. Pero nada más. Cada uno volvió a su casa a sufrir los sueños y a esperar, quién sabía, una abducción.

Tras un sueño horrendo, en el que mi cerebro quedaba injertado en el Bosque de Mentes Abducidas, vino la experiencia real. La luz de la nave inundó el barrio por la noche, lo tiñó de un verde intenso y cegador. Y entre cristales rotos y puertas reducidas al polvo, entraron ellos como látigos, como ojos, como viento cargado de odio. Vinieron y fue mi fin. Mejor dicho: Me plantaron en un lejano mundo, un planeta de mentes transplantadas.

 

Tyndalos

COMENTARIOS:

Comentarios: 0