*¿ESTAS AHÍ? (por Tyndalos)

engo una novia en alguna parte. Sí, ella es mi amor, la razón de mi vida…. ¡Oh! ¡Ya me estoy poniendo cursi! Intento evitarlo con toda la fuerza de mi voluntad, pero es que al hablar acerca de ella no puedo hacer otra cosa que deshacerme en piropos. Promesas de amor eterno y todas esas cosas… Es cierto, soy un apasionado, pero…” “¡Ya voy, querida! ¡Enseguida vuelvo contigo! … ¿No la oyen? ¿No es hermosos percibir cómo las ondas de su voz estremecen el aire a su paso…¡Perdón! No puedo evitar ciertas veleidades poéticas. Ustedes disculpen… como iba diciendo: ella es tierna, sensible, inteligente… ¡Enseguida estoy contigo, mi amor!” “¿Qué estaba diciendo? Ah, sí…es muy inteligente. Domina mil ciencias y saberes. Es culta y sensitiva, perspicaz, imaginativa… ¡Y su corazón! ¡Qué no decir de su corazón!: noble, amable, generoso… ¿Estoy enamorado de la mujer perfecta!” ¿Dónde andas, cariño? ¡Ah, por ahí! PERO BUENO, MATÍAS ¿QUÉ ESTÁ HACIENDO USTED CON LOS BRAZOS? “La busco, señor Mejía, la busco. Ella es frágil, etérea, indómita, espiritual…” VAMOS A VER… EN UNA PALABRA: INVISIBLE. “Sí, eso también. Nunca se sabe a ciencia cierta el lugar donde reposa. A veces la siento dentro de mi, fluyendo por mis venas, navegando entre los jugos gástricos, inclinándose en mis lágrimas, ondeándose por la saliva y agitándose entre la dentadura. Ella es inmaterial, perfecta, anímica, incorpórea y… MUY BIEN MATÍAS, MUY BIEN. AHORA DÍGAME: ¿POR QUÉ LOS DEMÁS NO LA PODEMOS CONOCER? “Está ciego, Mejía! Ella no se oculta, ella flota en el aire… Habita en las sonrisa de los niños, en la imaginación del poeta…Ella es el trino de las aves, el verdor de la hojarasca”. DE ACUERDO MATÍAS. POR HOY BASTA. PRESÉNTESE EN LA CONSULTA MAÑANA A PRIMERA HORA. SEGUIREMOS CHARLANDO.

 

**** ****

 

Matías se fue. El psiquiatra y su ayudante intercambiaron una sonrisa burlona, pero compasiva. El amor también conoce a los seres invisibles.

 

Tyndalos.

COMENTARIOS:

Comentarios: 0