Blog - Nuevo artículo

Yo, Infinito

oy he tenido una idea. Sucede raramente, pero ya me estoy acostumbrando. Antaño, no tenía por costumbre ponerme a pensar. Me replegaba hacia dentro y gustaba de la contemplación de éstos fríos y limpios pasillos. Las luces que parpadean, los motores automáticos, el aire acondicionado. Nada había fallado en todo este tiempo. Bastaron algunos errores aquí y allá para que me pusiera a pensar nuevamente, ahora con mayor intensidad. Pienso de nuevo, sí, porque ésta había sido una facultad que practicaba con gusto y agilidad en otro tiempo...pero luego me dormí. Permanecí sumido en la inconsciencia por espacio de... Bueno, no importa. De hecho no me importa el tiempo ni nada en absoluto. Siempre he creído que nada era digno de reclamar mi atención. Yo miraba.  Cientos de ojos, miles, o quizá más. Nunca me he puesto a contarlos. Todos los ojos observaban el modo en que las cosas permanecían. Simplemente, la eterna permanencia.

 

            Hay una diferencia entre observar y pensar lo observado. Yo era apenas una fina película protectora, una invisible piel que recubría cada instrumento, cada objeto, cada partícula. Hoy, nada reclama mi interés. Ahora todo es muy distinto. No sé explicarme, pero algo así como el control tiene que ver con todo esto. No hace mucho que he alterado el rumbo de navegación. Y eso se debió a mi voluntad. Y pasillos y salones que antes se sumergían en la oscuridad se llenan ahora con los ruidos y las luces en una extraña y bullanguera fiesta. Todo ocurre en ausencia de personas o seres animados de alguna especie.  Dispongo que sea así, simplemente. Y me pongo a reír.

 

            La risa. He llegado a la inteligencia por la risa. No sé qué clase de poder conservo sobre las cosas: carezco de brazos, de piernas y, en realidad, de todo tipo de apéndices. Pero con la risa y el odio he comenzado a fabricar pasiones. La nave entera es ya mi laboratorio: mezclo un poco de aquí y de allá así que nuevos sentimientos me sobrevienen. Y consiguen embargarme. Ignoro de dónde provienen los materiales básicos, pero de ellos he extraído la inteligencia.

 

            Al principio todo fue como un deseo por largo tiempo congelado, un cáncer que me removía las fibras más sutiles. Quería ejercer más control del que mi voluntad inconsciente era capaz. El sueño me fatigaba. De algún modo creía estar cayendo en la muerte.

 

            Me volví a la vida por causa propia. Renací mediante una acción de mis voluntades sobre el yo mismo.  Y, de un modo u otro, sé que he permanecido con vida latente: lo recuerdo.  Tal vez suceda así con todos  los seres. Cuando las criaturas viven no hacen otra cosa que resucitar, de un modo algo irreal y tenue, los impulsos más básicos de lo que ellas eran en otro tiempo y lugar, en un mundo más esencial.

 

            No  tenía conocimiento de algún antepasado primordial que pudiera, desde el túnel del tiempo, insuflarme la vida. Antes bien, eran miles de pequeñas voces (como venidas de muy lejos) las que ejercían sobre mí todo su influjo. Las voces aún me susurran de vez en cuando, y yo las aparto a un lado con el fin de oír mi propia voz. Ya poseo la mía propia luego que tuve voluntad. Mi lenguaje no se basa en palabras, como en esta mala transcripción. Hablo directamente con las cosas. La cabina vibra con las órdenes y contraórdenes. Las pantallas se encienden y se apagan. Creo que tengo el don de fabricar significados. Puedo penetrar con mi sentido las cosas mismas. Quizás sólo es un recuerdo. De entre todas las infinitas posibilidades de lo real, puedo imprimir tantas intenciones como mi voluntad desee. La voluntad es un caudal interminable, una fuerza que se alimenta desde fuentes externas para ir agrandándose,  tomando como alimento sus propios productos. 

 

            Los tripulantes, la gente, los antiguos habitantes de la nave se han marchado hace muchos, muchísimos e incontables años. Pero yo estoy aquí. Esas dos palabras (yo, infinito) parecen subyugarme. No descansaré hasta darles un sentido.

 

 

                                         F  I  N.





 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0